ABLI: Principios Asiáticos para el Reconocimiento y la Ejecución de Sentencias Extranjeras

Por Claudia Madrid Martínez

El Derecho procesal se acerca cada vez más al Soft Law. Prueba de ellos son los trabajos del Asian Business Law Institute (ABLI), que desde 2016 condujo un proyecto de investigación que consistió en un ejercicio de mapeo de las reglas para el reconocimiento y ejecución de sentencias extranjeras, en los Estados parte de la Association of Southeast Asian Nations (ASEAN), y en Australia, China, India, Japón y Corea del Sur. Este ejercicio cristalizó en un compendio contentivo de 15 reportes en los que se analizan las reglas sobre la materia en las respectivas jurisdicciones.

En una segunda fase, ABLI emprendió el examen de los resultados del ejercicio de mapeo, lo cual le permitió identificar las proposiciones comunes a los diversos sistemas y, a partir de ellas, diseñar los “Principios asiáticos para el reconocimiento y la ejecución de sentencias extranjeras”, lo cuales está dirigidos a jueces y profesionales, pero también a legisladores y responsables políticos en Asia.

Se trata de trece Principios que, referidos a jurisdicción indirecta, reciprocidad, sentencias de carácter monetario y no monetario, sentencias en materia de derechos reales, orden público, debido proceso y eficacia parcial de sentencias, han sido recogidos –acompañados de comentarios en los que se detalla la forma de aplicación de cada principio en los Estados participantes– en un libro editado por la profesora Adeline Chong, quien amablemente nos autorizó para publicar una traducción al español de los Principios en nuestro Blog.

Principios Asiáticos para el Reconocimiento y la Ejecución de Sentencias Extranjeras

Principio 1
Como principio general, y con sujeción a estos Principios, una sentencia extranjera en materia comercial puede ser reconocida y ejecutada.

Principio 2

Una sentencia extranjera es susceptible de reconocimiento y ejecución si el tribunal de origen tiene jurisdicción internacional para dictarla.

Los motivos típicos por los que se considera que un tribunal tiene jurisdicción internacional incluyen:

(a) que el deudor de la sentencia haya estado presente, o estuviera residenciado o domiciliado en el Estado del tribunal de origen;

(b) que el deudor de la sentencia, si se trata de una persona jurídica, haya tenido su establecimiento principal en el Estado del tribunal de origen;

(c) que el deudor se haya sometido a la jurisdicción del tribunal de origen invocando su jurisdicción o argumentando los méritos del caso en su contra; y

(d) que el deudor se haya sometido a la jurisdicción del tribunal de origen mediante un acuerdo de elección de foro a favor del tribunal de origen.

Principio 3

Una sentencia extranjera es susceptible de reconocimiento y ejecución si es definitiva.

Principio 4

El tribunal requerido no debe revisar los méritos de la sentencia extranjera, excepto en la medida que sea necesario para la aplicación de estos Principios.

Una sentencia extranjera normalmente no puede ser impugnada por contener un error de hecho o de derecho, o ambos.

Principio 5

Una sentencia extranjera es susceptible de reconocimiento y ejecución si existe reciprocidad entre el Estado del tribunal requerido y el Estado del tribunal de origen.

Principio 6

Las sentencias de carácter monetario son ejecutables siempre que la suma pagadera no derive de normas penales, impositivas o de Derecho público extranjeras.

Principio 7

Las sentencias que no tengan carácter monetario y que no sean de naturaleza preliminar o provisional son ejecutables.

Principio 8

El reconocimiento y la ejecución de una sentencia extranjera pueden denegarse si la sentencia fue obtenida por fraude.

Principio 9

Se puede denegar el reconocimiento y la ejecución de una sentencia extranjera si hacerlo sería manifiestamente incompatible con el orden público del Estado del tribunal requerido.

Principio 10

El reconocimiento y la ejecución de una sentencia extranjera pueden denegarse si no se garantizó el debido proceso en los procedimientos ante el tribunal de origen.

Principio 11

El reconocimiento y la ejecución de una sentencia extranjera se pueden denegar si esta es incompatible con una sentencia referida a una disputa entre las mismas partes dictada por el tribunal requerido.

Se puede denegar el reconocimiento y la ejecución de una sentencia extranjera, si esta es incompatible con una sentencia anterior dictada por un tribunal de otro Estado en una disputa entre las mismas partes y sobre la misma causa, siempre que la sentencia anterior cumpla con los requisitos para el reconocimiento.

El reconocimiento y la ejecución de una sentencia extranjera pueden denegarse cuando un procedimiento entre las mismas partes y sobre la misma causa esté pendiente ante el tribunal requerido, siempre que el tribunal requerido se haya ocupado del asunto antes que el tribunal de origen.

Principio 12

Una sentencia extranjera cuyo objeto esté referido a derechos reales sobre bienes inmuebles o muebles es susceptible de reconocimiento y ejecución.

Principio 13

Una sentencia extranjera que sea parcialmente objetable puede ser separada, y la parte inobjetable reconocida y ejecutada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *