Venezuela: de nuevo obviando las CIDIPs

Por Claudia Madrid Martínez

En un post anterior, Francisco Suárez comentaba una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de 30 de mayo de 2019 en la cual se afirmaba que no se aplicaría la Convención Interamericana sobre Eficacia Extraterritorial de Sentencias y Laudos Extranjeros, debido a la salida de Venezuela de la Organización de Estados Americanos.

En ese post Suárez explicaba claramente porque las Convenciones aprobabas en el marco de las Conferencias Interamericanas Especializadas de Derecho Internacional Privado debían mantener su vigencia en Venezuela.

No obstante, el pasado 5 de diciembre de 2019, la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, conociendo de un caso de exequátur de una sentencia de divorcio dictada por por el Juzgado Primero de lo Familiar del Cuarto Distrito Judicial San Pedro Garza García, Estado de Nuevo León, de los Estados Unidos Mexicanos, volvió a dejar de lado la citada Convención Interamericana, pero esta vez sin ofrecer explicación alguna.

Así, la Sala afirmó:

«En el caso de autos, se solicita que por el procedimiento de exequátur se declare fuerza ejecutoria en la República Bolivariana de Venezuela, de una sentencia dictada por un tribunal de Estados Unidos Mexicanos, país con el que la República Bolivariana de Venezuela no ha suscrito tratados internacionales en materia de reconocimiento y ejecución de sentencias; por tal razón, y siguiendo el orden de prelación de las fuentes en la materia, se impone la aplicación de las normas de Derecho Internacional Privado venezolano».

No sabemos si tal afirmación responde a una intención deliberada de obviar las Convenciones aprobadas en el marco de la OEA o constituye un simple desconocimiento. En todo caso, la gravedad es la misma.

Tengamos en cuenta que no solo de desaplica un tratado vigente para Venezuela, sino también el artículo 1 de la Ley de Derecho Internacional Privado que dispone, precisamente, la aplicación prioritaria de los tratados internacionales.

Veremos que nos depara el 2020 en relación con este tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *