China: Prueba del Derecho extranjero y procesos paralelos

Por Laura Carballo Piñeiro

Me permito compartir la información publicada en inglés por Arthur Dong en el blog OGEMID, dependiente de la revista Transnational Dispute Resolution (TDM), sobre prueba del derecho extranjero en China y procesos paralelos.

En este país, el Tribunal Popular Supremo de la República Popular de China (TPS) ha clarificado algunas cuestiones sobre la prueba del derecho extranjero y procesos paralelos. La decisión fue dictada el 20 de diciembre de 2018 y el autor del post en OGEMID comparte el siguiente enlace donde puede encontrarse el texto en chino.

Según informa Arthur Dong, las partes habían pactado someter sus relaciones contractuales al derecho de Hong Kong. En la primera instancia, ambas partes presentaron informes de expertos sobre el contenido del citado derecho, pero con interpretaciones divergentes sobre distintas cuestiones.

Ante esta diferencia de opiniones, el tribunal de instancia declaró que no podía identificar el derecho aplicable al caso, por lo que optó por aplicar el derecho chino en lugar del de Hong Kong.

En apelación, el TPS declara que es normal que los expertos en derecho tengan opiniones contradictorias sobre el mismo. En esta situación, corresponde a los tribunales hacer su propia interpretación del derecho extranjero en lugar de declarar la falta de prueba de derecho extranjero tal y como hizo el tribunal de primera instancia.

La misma sentencia aborda la cuestión de procesos paralelos. En la primera instancia, el demandante presentó el caso ante el tribunal chino. El demandado no impugnó la jurisdicción en China, pero paralelamente sometió la misma disputa a arbitraje, ante el Centro International de Arbitraje de Hong Kong (HKIAC en sus siglas en inglés).

El HKIAC aceptó el caso y dictó laudo arbitral. En el proceso de apelación decidido en la sentencia del TPS, el demandado alegó que el tribunal de primera instancia debería haber suspendido el proceso debido al arbitraje ante el HKIAC. El TPS explícitamente reconoce que litigación y arbitraje son, en este caso, procesos paralelos.

Tras este reconocimiento, el TPS señala que el demandado no interpuso excepción de arbitraje en tiempo oportuno ante el tribunal de instancia, de manera que la competencia judicial internacional del tribunal chino se convirtió en indiscutible.

Además, indica el Alto Tribunal chino que la jurisdicción de los tribunales chinos no debería verse afectada por el arbitraje seguido ante el HKIAC, a menos que el laudo arbitral hubiera sido reconocido y ejecutado en China antes de que el litigio judicial hubiera finalizado. En definitiva, el TPS declaró que el rechazo a suspender el proceso por la pendencia del arbitraje en Hong Kong había sido correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *