OEA: Guía sobre el Derecho aplicable a los contratos comerciales internacionales en las Américas

Por Claudia Madrid Martínez

El pasado 22 de febrero en Rio de Janeiro, el Comité Jurídico Interamericano aprobó el texto de la Guía sobre el Derecho aplicable a los contratos comerciales internacionales en las Américas. Un instrumento fundamental para impulsar la modernización de los sistemas de determinación del Derecho aplicable a los contratos internacionales en América.

El trabajo se inició en 2015, veinte años después de la aprobación de la Convención Interamericana sobre Derecho Aplicable a los Contratos Internacionales y cuando la misma fue una de las fuentes de inspiración de los Principios de La Haya sobre Elección del Derecho Aplicable en materia de Contratos Comerciales Internacionales, aprobados ese mismo año.

Teniendo en cuenta que la Convención Interamericana solo ha sido ratificada por México y Venezuela y que no hay armonización entre los diversos sistemas para la determinación del Derecho aplicable a los contratos internaciones, el Comité Jurídico Interamericano se propuso «…impulsar aspectos importantes en esta materia, tales como los Principios de La Haya, y… promover la armonización jurídica en la región, estimulando la integración económica, el crecimiento y el desarrollo en el continente».

tal como se reconoce en el Boletín Informativo de la OEA, uno de los principales objetivos de la Guía «…es que sea tomada en cuenta por los legisladores que examinen el régimen jurídico interno de sus países en materia de derecho aplicable a los contratos comerciales internacionales así como por los órganos jurisdiccionales que diriman controversias relativas a dichos contratos y por las partes contratantes».

En este trabajo, el Comité Jurídico Interamericano estuvo acompañado por expertos de todo el continente, académicos, abogados en ejercicio y representantes de organizaciones internacionales.

Desde Cartas Blogatorias no podemos más que felicitar este valioso trabajo del Comité Jurídico Interamericano y augurar el cumplimiento de sus objetivos en los diversos sistemas del continente, cada vez más ocupado en la regulación de los diversos aspectos del Derecho Internacional Privado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *