Unión Europea: Negociación del Convenio Nº 180 de la OIT sobre Trabajo en la Pesca

Por Laura Carballo Piñeiro

Aprovechando el tirón del Convenio sobre Trabajo Marítimo (CTM, 2006), la Organización Internacional del Trabajo concluyó en 2007 el Convenio No 180 sobre Trabajo en la Pesca. Aunque no tan completo como el CTM, 2006, este Convenio sigue grosso modo los pasos de su homólogo y contiene un catálogo de estándares laborales mínimos cuya implementación en buques de pesca estaría monitorizada no sólo por los Estados de la bandera, sino también por los de los puertos a que estos buques puedan arribar.

El CTM, 2006, está en vigor desde agosto de 2013 y ya hay muestras suficientes de que está contribuyendo de forma muy efectiva a mejorar las condiciones laborales a bordo de buques mercantes. La entrada en vigor del Convenio sobre Trabajo en la Pesca podría traer los mismos, o mayores, beneficios a un sector en los que se suceden las denuncias de trabajo esclavo asociadas, además, a la pesca ilegal. Por desgracia sólo siete Estados, entre los que está Argentina, han ratificado este Convenio y ello a pesar de que la Unión Europea autorizó por Decisión del Consejo 2010/321/UE, de 7 de junio de 2010, a los Estados miembros a ratificarlo.

La razón de esta noticia es que la Comisión Europea ha anunciado la última semana del mes de abril que va a presentar una propuesta de Directiva que buscará armonizar los estándares laborales en el trabajo en la pesca siguiendo lo dispuesto en el Convenio OIT No 188. De hecho, esta Directiva sería producto de un Acuerdo celebrado entre las Asociaciones de Armadores de la Comunidad Europea (ECSA) y la Federación Europea de Trabajadores del Transporte (ETF) a este propósito ya en el año 2013.

En definitiva, la noticia es reseñable porque se están haciendo cosas en la buena dirección. Lo que no obsta a la obviedad de la crítica. Es fundamental acelerar la entrada en vigor de este Convenio y ello se lograría si todos Estados miembros de la Unión Europea lo ratificaran. La Unión Europea no puede tomar la iniciativa por ellos, pero acelerar la adopción de la citada Directiva sí podría incentivarlos a hacerlo. Y, en todo caso, mejoraría la situación laboral en un sector económico que precisa atención urgente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *