Brasil: First Brands do Brasil y Otra c. Petropus Produtos automotivos SA et al. y la imposibilidad de anular un laudo extranjero que haya sido reconocido por el STJ

Por Renata ALVARES GASPAR

El 09 de junio pasado el STJ ha publicado una importante decisión, proferida en la RECLAMAÇÃO n. 14005, donde afirmó categóricamente que
[…] 1. La sentencia arbitral extranjera, una vez homologada por el Superior Tribunal de Justicia, produce plena eficacia en territorio nacional, siendo vedado, a partir de ahí, ser objeto de revisión o modificación por cualquier órgano del Poder judiciario. 2. Eventual concurrencia entre sentencia dictada por el Judiciario brasileño y la decisión del STJ en que homologa sentencia extranjera sobre la misma cuestión se resolverá por la prevalencia de la que pasar primer en juzgado […].

Consta de la RECLAMAÇÃO indicada, que las partes interesadas PETROPLUS PRODUTOS AUTOMOTIVOS y Otras han ingresado ante el Juez del 35° Juzgado de lo Civil de São Paulo, con demanda de nulidad de laudo arbitral extranjero dictado por la Cámara Internacional de Comercio de Miami (Estados Unidos) proferido en un arbitraje que ha tenido como contra-partes FIRST BRANDS DO BRASIL y Otra.

No obstante saber el magistrado de primer grado que el laudo extranjero sub examen ya había sido reconocido por el STJ – desde 23/11/2006, cuya decisión, por lo tanto, ya había pasado en juzgado -, decidió seguir con la demanda de nulidad, que culminó con decisión por él dictada en enero de 2013, en qué decidió juzgar nulo el laudo extranjero referido.

La referida decisión adoptada por el magistrado paulista determinó, en primer grado de jurisdicción, tanto la nulidad de la sentencia arbitral extranjera, cuanto la nulidad del compromiso arbitral correspondiente.

Antes de que este asunto fuese llevado al Tribunal Provincial de São Paulo (TJSP), en clase procesal de recurso de apelación, las partes interesadas decidieron interponer ante el STJ una RECLAMAÇÃO para que este tribunal, mediante decisión, preservase su competencia, lo cual conllevaría, naturalmente, la afirmación de la autoridad de cosa juzgada de la homologación de laudo arbitral extranjero anteriormente concedida.

Por lo tanto, el objetivo de esta RECLAMAÇÃO era tornar ineficaz la decisión adoptada por el magistrado paulista y con ello, lograr que la demanda de nulidad perdiera su objeto.
Una aclatoria importante: la demanda constitucional denominada RECLAMAÇÃO está prevista en la Constitución Federal de 1988, en los artículos 102, I, i (para afirmar la competencia del STF) y en el 105, I, f (para afirmar la competencia del STJ). Tratase de proceso constitucional, que visa garantizar que las competencias de los tribunales referidos no sean usurpadas por lo demás tribunales de la federación.

Para el Ministro Relator de la RCLA referida, no se trataba la cuestión de difícil tarea jurídica. Todo lo contrario! Afirmó en su decisión que la materia era “[…] sencilla y por lo tanto, no comportaba mayores digresiones” .

Así lo ha afirmado por entender – a mi sentir acertadamente – que la materia esgrimida en la demanda de nulidad, ya había sido decidida en sede de homologación de sentencia arbitral extranjera, por lo tanto, acobijada por el manto de la cosa juzgada. De tal suerte que no podrían las partes, volver a esgrimir las mismas cuestiones ya decididas por el STJ, bajo pena de violación de decisión firme adoptada por tribunal competente, según el sistema jurídico nacional.

Por lo tanto, al decidir el STJ en la RECLAMAÇÃO referida por su procedencia, decidió igualmente por la extinción de la demanda de nulidad enjuiciada ante el 35° juzgado de lo Civil de São Paulo, afirmando, de esta forma, la autoridad de cosa juzgada de la decisión de reconocimiento anterior, cuyos puntos controvertidos estaban protegidos por la autoridad de cosa juzgada ya proferida en sede de homologación de sentencia arbitral extranjera.

Una vez más felicitamos el comportamiento del STJ respecto al Arbitraje, lo que corrobora y consolida la vía arbitral dentro del sistema jurídico nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *