Cuba y Estados Unidos: La importancia de la regularización de las relaciones

Por Zhandra Marin

En diciembre del 2014, los Presidentes de Cuba y los Estados Unidos sorprendieron al mundo con el anuncio del inicio de sus negociaciones para normalizar las relaciones entre sus países, las cuales estaban suspendidas como consecuencia del embargo comercial, económico y financiero impuesto por los Estados Unidos en 1962.

Desde el punto de vista del comercio internacional y, en consecuencia, del Derecho Internacional Privado de las dos naciones, esta decisión tiene un impacto inmenso. En los años venideros, el flujo de capital norteamericano destinado a la inversión extrajera directa en Cuba podría ser enorme, en especial, para desarrollar la áreas de turismo, telecomunicaciones, salud, agricultura y biotecnología. Igualmente, los contratos internacionales en materia de seguros, bancos, corporaciones y compra-venta de mercaderías podrían ser el tópico de discusión que ocupe a los abogados norteamericanos en el futuro próximo.

Desde hace años, Cuba ha tomado medidas para incrementar su presencia en el comercio internacional. En el 2007, por ejemplo, el Decreto Ley 250, estableció la Corte Cubana de Arbitraje Comercial Internacional, la cual ha dictado laudos que no son necesariamente favorables para el gobierno cubano. En 2013, Cuba abrió la zona especial de desarrollo Mariel, la cual ha sido desarrollada como puerto de libre comercio y se perfila como el primer puerto receptor de containers del Caribe. En esta zona, el gobierno cubano persigue desarrollar los sectores de energía renovable, biotecnología, industria farmacéutica, agroalimentaria, las telecomunicaciones y la informática.

Finalmente, a principios de 2014, entró en vigencia la nueva Ley que regula la inversión extranjera, la cual incluye importantes incentivos fiscales y protecciones para el inversionista extranjero. Esta Ley cubre tópicos sensibles como la resolución de controversias y la expropiación. En esta materia es de destacar que Cuba es signataria de 71 tratados bilaterales de promoción, los cuales están vigentes y no difieren sustancialmente de los tratados bilaterales en esta materia que utilizan el modelo norteamericano.

Nótese que aunque las negociaciones entre Cuba y los Estados Unidos avanzan día a día, no se espera que la total normalización de las relaciones se alcance en el futuro cercano, pues las negociaciones sobre tópicos como los derechos humanos y la autorización de observadores extranjeros aun requieren un profundo desarrollo. El Departamento del Tesoro Norteamericano, sin embargo, ha sugerido a los comerciantes de este país visitar Cuba, a los fines de establecer vínculos con posibles clientes, comprender la cultura y la visión de negocios, así como las limitaciones endógenas de la Isla.

Según los reportes oficiales del Departamento del Tesoro Norteamericano, e independientemente de la continuidad del embargo, a esta fecha, ya existen ciertas actividades que las personas naturales y jurídicas norteamericanas pueden efectuar en Cuba, por ejemplo, viajar a la Isla en misiones comerciales o, a las aseguradoras, cubrir gastos medicos incurridos en Cuba por un viajero autorizado .

Tal y como ha señalado el Departamento del Tesoro, el plan a corto y mediano plazo es incrementar el número de excepciones al embargo, las cuales permitan, a su vez, aumentar el número y la variedad de operaciones que los norteamericanos puedan legalmente ejecutar en Cuba.

La apertura comercial de la Isla a los Estados Unidos será sin duda un evento interesante y único desde muchas perspectivas. Desde el enfoque del Derecho Internacional Privado y Comparado, representará una oportunidad dorada para analizar la interacción de dos familias jurídicas clásicas que no mantuvieron contacto directo por un largo tiempo, así como para desarrollar instrumentos legales (como los contratos) que reflejen las realidades de ambos países y permitan el intercambio comercial en términos aceptables para todas las partes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *