Unión Europea: Tribunal austríaco declara inadmisible acción de clase contra Facebook

facebook_416x416

Por Javier Ochoa Muñoz

La casuística judicial cada día nos revela nuevas manifestaciones de la internacionalización de la convivencia humana en el mundo actual. Las tecnologías de comunicación y los fenómenos sociales que se desenvuelven a través del universo virtual, no sólo son vectores de esa internacionalización, sino que también acarrean por sí mismos nuevos problemas de convivencia, que tienden, por esencia, a configurarse en el plano transnacional.

El asunto “Europa versus Facebook”, es un ejemplo palpitante de esa realidad. Se trata de un conflicto promovido inicialmente por Max Schrems, activista austríaco, quien siendo estudiante de derecho y a los 24 años de edad, cuestionó la actividad desarrollada por Facebook, por considerar que violaba derechos fundamentales a la privacidad y a la protección de la información personal. Desde entonces (2012) ha presentando acciones judiciales y peticiones administrativas en diversas jurisdicciones.

El objetivo del movimiento se define de manera algo vaga entre las siguientes líneas: “Transparencia. Para un usuario, es prácticamente imposible saber de verdad qué pasa con sus datos personales al usar facebook. Por ejemplo, el contenido “retirado” no desaparece realmente, y muchas veces no queda claro qué hace exactamente facebook con nuestros datos. Los usuarios tienen que lidiar con políticas de privacidad vagamente definidas, o contradictorias, y no pueden estimar correctamente las consecuencias de usar facebook.

Una compañía que pide constantemente a sus usuarios que sean lo más transparentes posible debería ser igualmente transparente cuando se trata del uso de los datos personales de sus clientes. La transparencia no es sólo una cuestión de justicia, sino también un fundamento de la ley de protección de datos europea. Ya es hora de que la mayor red social del mundo se adhiera a estos principios legales.”

La iniciativa cuenta con una página web en varios idiomas, a través de la cual se informa sobre los avances de sus demandas y reclamos, al tiempo que se promueve la adhesión de nuevos demandantes para la acción de clase formulada en Viena, Austria. Para esta última se utiliza otra página web.

La demanda o acción de clase (class action) en Austria, se plantea específicamente contra la empresa “Facebook Ireland Ltd”, con sede en Dublín, Irlanda.

De acuerdo con la “Declaración de derechos y responsabilidades” de Facebook, “Si resides o tienes tu sede de actividad comercial principal en los Estados Unidos o en Canadá, esta Declaración constituye el acuerdo entre Facebook, Inc. y tú. De lo contrario, esta Declaración constituye el acuerdo entre Facebook Ireland Limited y tú”. De modo que todos los usuarios de Facebook residentes en los Estados Unidos y Canadá, están contractualmente vinculados a Facebook, Inc (con sede en los EEUU), por lo que éstos no pueden adherirse a la demanda. Quienes pueden adherirse son los usuarios del resto del mundo, los cuales están vinculados con la empresa Facebook Ireland Ltd.

Según información de la página “Europa-v-Facebook”, son más de 25.000 los demandantes y existen otros 60.000 usuarios que se han registrado “online” para incorporarse al proceso.

Otro dato interesante, que le añade mayor complejidad internacional al asunto, es que los gastos de abogados y demás expensas del juicio han sido costeados por ROLAND ProzessFinanz AG, una empresa alemana dedicada precisamente a financiar procedimientos judiciales.

En caso de prosperar la acción la empresa obtendría un 20% del monto que la sentencia ordene pagar a Facebook. La suma que se reclama para cada demandante es de 500 euros, cantidad ésta que se ha establecido de manera “intencionalmente baja” porque el objetivo principal sería defender los derechos a la privacidad y a la protección de la información personal.

Pero la semana pasada los demandantes dieron cuenta de un duro revés, pues el tribunal vienés declaró inadmisible la acción.

No hemos podido acceder al fallo, sino a la escasa información que difundió la prensa y la propia página web de los actores. Estos afirman que el tribunal no sólo declaró inadmisible la acción, sino que también negó su jurisdicción para conocer el asunto. No ofrecen más detalles jurídicos de la decisión, pero advierten que apelarán. El asunto tendrá entonces un próximo “round” en la Alta Corte Regional (“Oberlandesgericht”) y puede luego apelarse ante la Corte Suprema (“Oberster Gerichtshof”).

Es de recordar el post publicado en este blog por nuestra corresponsal Laura Carballo Piñeiro, sobre la decisión de 5 de marzo de 2015, del Tribunal de grande instance de París, declarando el carácter abusivo de la cláusula de sometimiento a los tribunales de Santa Clara, California, incluida en las condiciones generales de contratación empleadas por Facebook.

Seguiremos informando sobre el caso y esperamos obtener detalles jurídicos más precisos para nuestros lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *