Unión Europea: autorización para aceptar la adhesión de Andorra y Singapur al Convenio de La Haya de 1980 sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores

Por Laura Carballo Piñeiro

El Consejo de la Unión Europea ha aprobado en junio de 2015 autorizar a los Estados miembros que todavía no lo hubieran hecho, a aceptar, en interés de la Unión Europea, la adhesión de Singapur y Andorra al Convenio de La Haya de 1980 sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores.

Para ello, el Consejo ha emitido una decisión para cada país, Singapur y Andorra, y solo se refiere a aquellos Estados de la UE que todavía no hubieran aceptado la adhesión de los países indicados.

Este último matiz cobra relevancia si se recuerda el Dictamen del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) 1/13, de 14 de octubre de 2014, sobre la cuestión planteada por la Comisión Europea de quién tiene competencia – la Unión Europea o los Estados miembros – para aceptar la adhesión de terceros Estados al Convenio de La Haya de 1980.

Los detalles del Dictamen TJUE 1/13 fueron comentados en este blog en un post del 8 de diciembre de 2014, por lo que nos limitamos aquí a recordar que el Tribunal de Justicia ha confirmado que la UE ostenta competencia externa exclusiva, también para decidir sobre las aceptaciones de adhesiones a este Convenio y a cualquier otro que caiga en las materias para las que la UE ha asumido competencia legislativa, en este caso como consecuencia del artículo 81 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y el Reglamento (CE) del Consejo núm. 2201/2003, de 27 de noviembre de 2003, relativo a la competencia judicial, reconocimiento y ejecución de resoluciones judiciales en materia matrimonial y de responsabilidad parental, por el que se deroga el Reglamento (CE) núm. 1347/2000.

También ha de recordarse que la emisión del Dictamen 1/13 fue suscitada por la pretensión de la Comisión de la UE de que se declararan nulas todas las aceptaciones de adhesiones al Convenio de La Haya de 1980 pronunciadas por Estados Miembros desde la entrada en vigor del Reglamento 2201/2003. El Consejo de la Unión Europea opta, en cambio, por el pragmatismo, admite como buenas las actuaciones ya realizadas sin su consentimiento y es por ello que sólo se refiere a aquellos Estados miembro que todavía no hubieran pronunciado la mencionada aceptación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *