México: respeto al derecho a la asistencia consular

Por María Mercedes Albornoz

Por mayoría de tres votos contra dos, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió el amparo directo en revisión 4980/2014, a propósito del derecho fundamental del extranjero arrestado, detenido o puesto en prisión preventiva, a la asistencia consular. De allí surgieron varias tesis aisladas, entre las cuales destacaremos aquéllas que aluden a la obligación de las autoridades mexicanas de informar al extranjero que cuenta con ese derecho y a la manera en que se debe acreditar el cumplimiento de tal obligación por parte de las autoridades.

Recuérdese que el derecho a la asistencia consular está regulado internacionalmente en la Convención de Viena sobre relaciones consulares del 24 de abril de 1963, cuyo artículo 36 dispone:

1. Con el fin de facilitar el ejercicio de las funciones consulares relacionadas con los nacionales del Estado que envía:

(…) b. si el interesado lo solicita, las autoridades competentes del Estado receptor deberán informar sin retraso alguno a la oficina consular competente en ese Estado cuando, en su circunscripción, un nacional del Estado que envía sea arrestado de cualquier forma, detenido o puesto en prisión preventiva. Cualquier comunicación dirigida a la oficina consular por la persona arrestada, detenida o puesta en prisión preventiva, le será asimismo transmitida sin demora por dichas autoridades, las cuales habrán de informar sin dilación a la persona interesada acerca de los derechos que se le reconocen en este apartado;

c. los funcionarios consulares tendrán derecho a visitar al nacional del Estado que envía que se halle arrestado, detenido o en prisión preventiva, a conversar con él y a organizar su defensa ante los tribunales. Asimismo, tendrán derecho a visitar a todo nacional del Estado que envía que, en su circunscripción, se halle arrestado, detenido o preso en cumplimiento de una sentencia. Sin embargo, los funcionarios consulares se abstendrán de intervenir en favor del nacional detenido, cuando éste se oponga expresamente a ello.

En las tesis que estamos reportando se establece que las autoridades están obligadas a informar oportunamente al ciudadano extranjero la existencia del derecho de solicitar asistencia consular, obligación que “recae en todas las autoridades que intervengan desde la detención hasta el trámite del procedimiento judicial” (Tesis 1ª CXXXVIII/2015 (10ª)).

Asimismo, tres de las tesis se refieren a las obligaciones de las autoridades para tener por cumplido este deber de asistencia al extranjero. La manera en la que se deja constancia de que las autoridades han cumplido con la obligación de informarle oportunamente al ciudadano extranjero que tiene derecho a solicitar la asistencia de los funcionarios consulares de su país es importante porque la parte final del inciso c) del artículo 36 de la Convención de Viena dispone: “…los funcionarios consulares se abstendrán de intervenir en favor del nacional detenido, cuando éste se oponga expresamente a ello”. Del mismo modo, si los funcionarios consulares han comenzado a actuar, por ejemplo, visitando al extranjero; pero éste se opusiere a que lo siguieran haciendo, la intervención debe interrumpirse. “La trascendencia de esta decisión obliga a las autoridades a dejar constancia que (sic) la oposición del contacto, visita y asistencia consular se realiza por el extranjero con la comprensión de las consecuencias jurídicas que ello conlleva.” (Tesis 1ª CXLII/2015 (10ª)). La comunicación por parte de las autoridades mexicanas al ciudadano extranjero del derecho que le asiste deberá ser clara y precisa, de modo que el destinatario de la misma entienda plenamente su sentido y consecuencias. También debe hacerse constar fehacientemente la aceptación o la negativa del ciudadano extranjero a la asistencia consular. Esto se ve plasmado en la Tesis 1ª CXL/2015 (10ª), que establece:

DERECHO FUNDAMENTAL A LA ASISTENCIA CONSULAR. OBLIGACIONES DE LAS AUTORIDADES PARA TENER POR CUMPLIDO EL DEBER DE INFORMAR AL EXTRANJERO LA EXISTENCIA DE SU DERECHO A CONTACTAR A SU REPRESENTACIÓN CONSULAR.

Para concluir que la autoridad dio cumplimiento al deber de notificar al extranjero sobre el derecho que le asiste de contactar a la oficina consular de su país, aquélla deberá explicar al detenido de manera clara y precisa los diferentes derechos y alternativas que tiene por su calidad de extranjero desde el momento de su detención, haciéndole saber que puede contactar a su oficina consular. Asimismo, la aceptación o negativa del contacto consular por parte del extranjero debe ser recabada por el Ministerio Público o por el Juez, según corresponda, y constar de manera fehaciente que la misma fue expresada por el detenido, ya sea con la firma, rúbrica, huella digital del detenido o de su abogado o por cualquier otro medio que permita constatar que el extranjero fue informado de sus derechos y expresó su voluntad de forma consciente y libre. En consecuencia, no basta la mera lectura de los derechos que asisten al extranjero, sino que es necesario que conste y se acredite que el imputado comprendió a cabalidad el alcance de dicho derecho, mediante respuestas y reacciones voluntarias, conscientes e inteligentes, que reflejen el entendimiento pleno por parte del extranjero. Solamente en caso de que se acredite puntualmente ese entendimiento pleno y consciente, se considerará válida la renuncia que haga el extranjero a ejercer el aludido derecho fundamental.

Asimismo, se entiende que la obligación de las autoridades mexicanas de facilitar el contacto del ciudadano extranjero con los funcionarios consulares de su país implica el deber de cerciorarse de que estos últimos reciban la comunicación del extranjero detenido. Ahonda en este sentido la Tesis 1ª CXLI/2015 (10ª):
Época: Décima Época
Registro: 2009017
Instancia: Primera Sala
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Publicación: viernes 08 de mayo de 2015 09:30 h
Materia(s): (Constitucional)
Tesis: 1a. CXLI/2015 (10a.)

DERECHO FUNDAMENTAL A LA ASISTENCIA CONSULAR. OBLIGACIONES DE LAS AUTORIDADES PARA TENER POR CUMPLIDO EL DEBER DE NOTIFICAR A LA REPRESENTACIÓN CONSULAR DE LA SITUACIÓN DEL EXTRANJERO.

La obligación de las autoridades policiales y ministeriales o judiciales, según sea el caso, de facilitar el contacto del extranjero detenido con su consulado y de fungir como conducto de comunicación entre ambos para llevar a cabo dicho contacto, no debe limitarse a un trámite formal, destinado a fracasar, sino que las autoridades deben cerciorarse que los agentes consulares reciban la comunicación de la persona extranjera detenida. En este sentido, surge el deber de la autoridad de notificar de forma efectiva a la sede diplomática respectiva sobre la detención y sometimiento del extranjero a un proceso penal y la solicitud que ha realizado para que lo asistan. Así, la comunicación auténtica con la oficina consular respectiva deberá estar debidamente documentada por las autoridades que la llevaron a cabo, debiendo existir algún tipo de constancia, oficio o acuse de recibido por parte de la oficina consular respectiva, por lo que no basta con intentar informar a la representación consular sobre la situación jurídica de la persona extranjera sujeta a detención, sino que deben agotarse todos los medios que tengan a su disposición las autoridades, sin que obste a lo anterior el hecho de que la representación consular se niegue a otorgar dicha asistencia. En consecuencia, no se tendrá por cumplida la obligación de contacto con la oficina consular por parte de las autoridades en caso de no existir constancia de que la autoridad hizo todo lo posible para informar a la representación diplomática de la solicitud del extranjero.

Un comentario en “México: respeto al derecho a la asistencia consular

  1. Estimada María Mercedes Albornoz, con relación a la comunicación por parte de las autoridades mexicanas al ciudadano extranjero del derecho que le asiste, según se indica en la Tesis supra indicada: “deberá ser clara y precisa, de modo que el destinatario de la misma entienda plenamente su sentido y consecuencias”; de allí la pregunta es, ¿Si la misma deberá hacerse en el idioma del arrestado?

    Se ha podido constatar, por ejemplo en materia de exhorto, junto a la carta rogatoria, según la opinión del profesor Siqueiros citada por Silva (2011), que la traducción debe ser certificada en por traductor oficial o por un agente diplomático u consular.

    SILVA, Jorge: Reconocimiento y Ejecución de Sentencias de Estados Unidos de América en México. Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Jurídicas. 2011, p. 103.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *