Estados Unidos: Citaciones a través de Facebook

Por Zhandra Marín*

El 27 de marzo del corriente año, una corte federal de Nueva York decidió despachar una citación a juicio de divorcio a través de la conocida red social Facebook. Aunque ésta no es la primera ocasión en que una corte de los Estados Unidos de Norteamérica (EU) ejecuta una citación por este medio, es la primera vez que Facebook es el método único y principal de citación.

Debido al sistema federal de los EU, las citaciones están reguladas por una ley federal titulada Federal Rules of Civil Procedure (FRCP) y por diversas leyes estatales. En el caso de Nueva York, la regulación estatal es conocida como Civil Practice Law and Rules (CPLR). En su parágrafo 308, la CPLR regula las citaciones, incluyendo los medios tradicionalmente aceptados (citación personal, citación por correo, citación a una tercera parte en la dirección del demandado, citación por carteles o citación por publicación), y aquellos que resulten practicables en cada caso en concreto. Estos últimos son los más relevantes para esta nota, dado que abren la posibilidad a citaciones a través de redes sociales.

Diez años atrás, el numeral 5 del parágrafo 308 y otras regulaciones análogas fueron invocadas a los fines de citar al demandado mediante correo electrónico. Hoy día, debido a la movilidad que caracteriza a la sociedad de los EU y al impacto de la tecnología en las comunicaciones, la nueva frontera en las cortes estatales y federales es la citación vía red social, en particular, Facebook. Aceptar este cambio será complicado, especialmente en el ámbito del derecho de familia, puesto que satisfacer el estándar del principio constitucional del debido proceso no resulta sencillo. Tradicionalmente, en casos de familia se prefiere la citación personal puesto que garantiza el respeto al principio anteriormente mencionado, ya que se hace del conocimiento directo del demando la intención del demandante, así como la fecha y lugar para que presente su defensa.

Cuando la citación personal no fuera posible, el demandante puede solicitar al tribunal proceder mediante cualquiera otra de las alternativas anteriormente mencionadas. En el caso de que los métodos de citación clásicos sean impracticables por las circunstancias del caso, el demandante puede solicitar al tribunal la aplicación del 308(5) como último recurso, siempre y cuando el mecanismo solicitado satisfaga la presunción de cumplimento “razonable” del debido proceso. Este estándar no es impuesto por la letra de ley, sino por la jurisprudencia en materia de citaciones. En los EU, tribunales estatales y federales han debatido esta posibilidad al menos desde 2012, sin haber llegado a una conclusión definitiva. Esta ambigüedad se debe en parte a que la aceptación de la citación comentada depende de las circunstancias de cada caso.

El caso Baidoo v. Blood-Dzraku (decidido por una corte estatal de Nueva York el 27 de marzo de 2015) es relevante puesto que es el primero a nivel estatal o federal en permitir la citación vía Facebook como método único de citación. Igualmente, esta decisión incluye un importante análisis del sistema de citaciones de los EU y su falta de sintonía con las realidades sociales y tecnológicas experimentadas en este país. El juez permitió la citación vía Facebook puesto que el demandado, Sr. Blood-Dzraku, no tenía domicilio conocido desde el 2011, empleo, registro como votante, licencia de conducir, registro militar o email. Su esposa (demandante) nunca había cohabitado con el demandado y, aunque no tenía información sobre su paradero físico, estaba al tanto de sus actividades mediante Facebook.

El juez de la causa explicó en su decisión que, en este caso en particular, consideraba que el debido proceso estaría siendo razonablemente respetado. La falta de conocimiento del paradero físico del demandado, aunado a la reiterada actividad en la cuenta de Facebook del demandado y sus constantes interacciones con la demandante vía Facebook, hacían la citación por este medio la mejor opción para informar al Sr. Blood-Dzraku sobre el proceso de divorcio. El juez Cooper procedió a explicar en su sentencia que la citación mediante publicación en un diario local era ciertamente posible, mas consideraba este mecanismo arcaico y menos efectivo y respetuoso del debido proceso que la citación mediante Facebook. A decir de Cooper, en este caso no había garantía alguna de que el demandado leyera la del diario y que, aun habiéndola leído, se diera por citado y compareciera ante el tribunal.

Teniendo en cuenta que una de las preocupaciones principales con respecto a las citaciones por Facebook es la certeza de la identidad del usuario, el juez Cooper solicitó prueba a la demandante de que su cónyuge era el dueño real de su cuenta en la red social. Para cumplir con el recaudo, La Sra. Baidoo consignó conversaciones por chats privados, “likes”, comentarios y fotografías que, si bien no probaron irrefutablemente la identidad del usuario, razonablemente incrementaron la probabilidad de que la cuenta perteneciera al demandado.

Otra de las preocupaciones de los jueces con relación a las citaciones vía Facebook, es la posibilidad de que el demandado reciba la citación. En este sentido, el juez mencionó que, en este caso, el conglomerado de circunstancias indicaban que la citación en cuestión es la mejor vía para informar al demandado del procedimiento. Cooper ordenó que el demandado fuera citado mediante mensaje privado una vez por semana, durante tres semanas y que, adicionalmente, la demandante lo contactara por mensaje de texto o llamada telefónica a los fines de informarle de la citación.

A esta fecha no es de nuestro conocimiento si el demandado compareció o no al juicio. Lo que sí está claro es que países como Australia, Canadá, Nueva Zelanda e Inglaterra han permitido las citaciones vía Facebook anteriormente, generando resultados exitosos. El uso uniforme de Facebook como mecanismo de citación en los EU probablemente tardará en instaurarse, debido a la variedad de estados, idiosincrasias y tribunales que constituyen el sistema de justicia de este país. Sin embargo, tal y como señaló el juez Cooper, es importante no desechar este concepto sólo porque es novedoso. En algunos casos, como el comentado en esta nota, podría ser el único mecanismo de citación que coadyuve a las partes a alcanzar la justicia.

* Abogado graduado de la Universidad Católica Andrés Bello, Magister Scientiarum en Derecho Internacional Pricado y Comparado de la Universidad Central de Venezuela, LLM en International and Comparative Law de la Universidad de Tulane, Doctor en Derecho de la Universidad de Tulane.