Francia: La Corte de Casación se pronuncia sobre la ley aplicable al régimen patrimonial del matrimonio

Por Laura Carballo Piñeiro

La Corte de Casación francesa se ha pronunciado el 28 de enero de 2015 sobre la ley aplicable al régimen económico-matrimonial de una pareja afgana casada en el año 1974 en Afganistán donde vivieron durante tres años hasta que el marido se traslado a Francia por razones profesionales. Allí le siguió ella sin que después, a pesar de sus intenciones, pudieran volver a Afganistán como consecuencia de la situación política del país. Se quedan, por tanto, en Francia donde el marido continúa ejerciendo su profesión, adquieren la nacionalidad francesa en 1992 y compran una casa en 1980.

Francia, junto con Holanda y Luxemburgo, ha ratificado el Convenio de La Haya de 1978 sobre ley aplicable a los regímenes económico-matrimoniales. De carácter universal se aplica a las parejas casadas tras el 1 de septiembre de 1992, así como a aquellas casadas antes de esa fecha que hubieran aceptado el cambio de ley aplicable al régimen económico-matrimonial.

Es en este segundo caso en el que podría encontrarse el matrimonio del supuesto según el esposo, que es quien defiende el cambio de ley aplicable y, por tanto, que su régimen económico-matrimonial se somete a la ley francesa en tanto que ley de elegida tácitamente por las partes. No sin controversia ya que existe un voto particular a la decisión, la sentencia de la Corte de Casación se pronuncia a favor de esta tesis desprendiendo de las circunstancias vitales de la pareja su voluntad de someterse a la ley francesa:

“Mais attendu que, si, pour déterminer la loi applicable au régime matrimonial d’époux mariés sans contrat avant l’entrée en vigueur de la Convention de La Haye du 14 mars 1978 sur la loi applicable aux régimes matrimoniaux, il convient de se placer au moment du mariage, les juges du fond peuvent prendre en compte des circonstances postérieures qui éclairent la volonté des époux quant à la localisation de leurs intérêts pécuniaires après la célébration de leur union ; qu’après avoir relevé que M. X… et Mme B…, arrivés en France en 1977 avec leur fille, avaient obtenu la nationalité française en 1992, que M. X… exerçait de façon continue sa profession de médecin en France, où les époux avaient acquis un bien immobilier en 1980, et qu’ils n’avaient jamais eu de domicile stable en Afghanistan, la cour d’appel en a souverainement déduit, par motifs propres et adoptés, qu’ils avaient manifesté leur volonté de soumettre leur régime matrimonial au régime légal français ; que le moyen n’est pas fondé”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *