Brasil: La notificación de la parte en el procedimiento arbitral como requisito insoslayable para el reconocimiento del laudo extranjero

Por Luciane Klein Vieira

En Brasil, los laudos arbitrales extranjeros, para que puedan ser reconocidos u homologados por el Superior Tribunal de Justicia (en adelante, STJ), necesitan cumplir con una serie de requisitos, establecidos en la fuente interna (Reglamento Interno del STJ, Ley de Introducción a las Normas del Derecho Brasileño y Ley de Arbitraje) y en la fuente convencional (Convención de Nueva York sobre Reconocimiento y Ejecución de Decisiones Arbitrales Extranjeras y Convención Interamericana sobre Eficacia Extraterritorial de las Sentencias y Laudos Arbitrales Extranjeros).

Entre estos requisitos, conviene dar especial destaque a uno de orden procesal, que se refiere al cumplimiento de la exigencia de citación o notificación de la parte respecto a la instauración del procedimiento arbitral, previamente pactado en contrato internacional.

El 17 de diciembre de 2014, la Corte Especial del STJ decidió favorablemente, por unanimidad, el pedido de reconocimiento de un laudo arbitral extranjero proferido por la Court of Arbitration for Sport (CAS – FIFA), respecto al pago de una multa de 600.000 euros, derivada de la rescisión anticipada del contrato internacional de trabajo celebrado entre Al Gharafa Sports Club, gremio afiliado a la Asociación de Fútbol del Qatar y el jugador brasileño Clemerson de Araújo Soares (SEC nº 11.529-EX).

El demandado adujo en su contestación que no había sido notificado respecto a la instauración del procedimiento arbitral, cuestión que viciaba de nulidad la decisión arbitral, por ofensa al art. 38, apartado III de la Ley de Arbitraje y al art. 5º, apartado II de la Resolución nº 9/2005 del STJ (actualmente derogada por la entrada en vigencia de la Enmienda nº 18, que insertó las disposiciones de la Resolución referida en el Reglamento Interno del STJ), que justamente exigen que haya la notificación como conditio sine qua non para que la decisión extranjera surta efectos en el país.

El STJ, tras analizar los documentos anexados a la solicitud, verificó que el club deportivo Fluminense, para el cual trabajaba el demandado y que motivó la rescisión del contrato con el gremio antes referido, fue quien recibió las notificaciones respecto al proceso arbitral. Además, conforme consta en los autos y según informó el propio Fluminense, el demandado se negó expresamente a recibirlas, razón por la cual no podría aducir la irregularidad del procedimiento.

Con base en lo expuesto, la Corte brasileña decidió que no hubo violación del principio constitucional del contradictorio, pues el requerido tomó conocimiento del procedimiento arbitral y, luego, no estaba imposibilitado de ejercer su derecho de defensa. Asimismo, para dar fundamento a su decisión, utilizó el precedente emanado del propio STJ, según el cual “la citación, en el procedimiento arbitral, no ocurre por carta rogatoria, pues las cortes arbitrales son órganos eminentemente privados. Se exige, pues, para la validez del acto realizado por vía postal, solamente prueba inequívoca de que la parte recibió la correspondencia.” (SEC 8.847/EX, Rel. Ministro JOÃO OTÁVIO DE NORONHA, CORTE ESPECIAL, juzgado el 20/11/2013.)

Como se puede percibir, en los procedimientos arbitrales, se dificulta la exigencia de citación o notificación de la parte por carta rogatoria, razón por la cual se flexibiliza esta formalidad. No obstante ello, conforme quedó plasmado en la decisión comentada, independientemente de la forma por la cual la parte tomó conocimiento del arbitraje. Es decir, desde que haya llegado hasta la misma la noticia de que se instauró el procedimiento arbitral, previamente pactado en contrato, es irrelevante si la notificación fue llevada a cabo por vía postal o por fax recibido por su empleador o representante (¿y por qué no por e-mail?), desde que su contenido haya sido comunicado a la parte interesada. El hecho de la parte haberse negado a recibir la notificación no es un factor que le impide de tomar conocimiento de la instauración del arbitraje y a partir de allí ejercer sus derechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *