Argentina: sobre la lectura periodística del fallo que ordena la restitución internacional de un menor

Por María Mercedes Albornoz

Un artículo periodístico publicado hace unos pocos meses en el diario argentino La Nación, titulado “Se divorció y volvió al país, pero la Justicia determinó que la hija viva en España”, cuya fuente es la Agencia DyN, informa acerca de un fallo de una jueza de familia de Rosario –en la provincia de Santa Fe– que ordena la restitución internacional de una menor a España.

Un matrimonio heterosexual rosarino cambió su domicilio a la ciudad de Valencia, España, en 2005. Ambos eran argentinos y el marido contaba además con la nacionalidad española. Dos años después de haberse mudado a España, los cónyuges tuvieron una hija y, más recientemente, se divorciaron. Adicionalmente, la mujer había denunciado a su esposo ante la justicia española por maltrato en su contra. Una vez pronunciado el divorcio, ella regresó a Rosario. La madre contaba con autorización para salir de España con su hija, a quien llevó consigo. Ya en Argentina, la niña comenzó a ir a la escuela y a mantener contacto con sus abuelos paternos y primos.

En mayo de 2014, según la nota periodística, la madre fue acusada por “secuestro” por parte del padre de la menor. Pocos meses después, la jueza de familia Valeria Víttori resolvió hacer lugar a la solicitud de restitución internacional y, por consiguiente, ordenó el retorno de la niña a España.

La resolución aplicó la Convención sobre Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores firmada en La Haya el 25 de octubre de 1980, de la cual tanto Argentina como España son Estados parte. El fallo le dio prioridad al interés superior de la menor, en virtud del cual debe garantizarse el “retorno inmediato y seguro” al país de su residencia habitual. La jueza tuvo en cuenta “los principios de la cooperación internacional” para hacer lugar a la solicitud con celeridad y, atinadamente, no se pronunció acerca del derecho de la custodia de la niña, que es un tema de fondo. Es más, dispuso la “inmediata restitución para que sea el juez natural el que decida cuestiones de fondo”.

Como sucede en todos los casos de traslado o retención ilícitos de menores, aquí, además de estar en juego el interés superior de la niña, intervienen y entran en conflicto los intereses de los progenitores. Se trata de un tema sumamente delicado y resulta interesante la manera en la que la prensa presenta el caso, buscando generar en el lector cierta empatía por la madre.

Quizás habría sido útil, al redactar la nota periodística, tener presentes algunas cuestiones significativas en materia de restitución internacional de menores sustraídos o retenidos ilícitamente por uno de sus padres. En primer lugar, a pesar de que los intereses de la progenitora sean legítimos, es un principio generalmente aceptado que en un proceso de restitución internacional siempre debe prevalecer el interés superior del menor, garantizándose la restitución inmediata del mismo al país donde residía habitualmente antes de ser ilícitamente trasladado o retenido, a no ser que se haya probado la existencia de algún supuesto excepcional.

En segundo lugar, las excepciones a la regla establecidas en la Convención son limitadas (arts. 12 y 13). Para que el referido maltrato del padre a la madre pudiese constituir una excepción al retorno inmediato de la niña a España, tendría que haber quedado probado que habría “un grave riesgo” de que la restitución de la menor la expusiera a “un peligro grave físico o psíquico” o que de cualquier otra manera la pusiese “en una situación intolerable” (art. 13, 1er párrafo, b). Finalmente, el tribunal competente para resolver a quién le corresponde el derecho de custodia de la niña –que a su vez implica el derecho de decidir su lugar de residencia– es el español y el argentino.

La decisión de la jueza rosarina parece ajustarse a los principios vigentes en materia de restitución internacional de niños, niñas y adolescentes, en tanto no haya constatado la existencia de ningún supuesto de excepción. Por consiguiente, si la resolución queda firme, será el juez español, el del lugar donde la menor tenía su residencia habitual antes de la retención ilegal en Argentina, quien resuelva el tema de la custodia. A él le corresponderá determinar si para el desarrollo integral de la niña conviene que el derecho de custodia sea ejercido por la madre –probablemente en Rosario– o por el padre –probablemente en Valencia–. El mismo juez proveerá también lo conducente para garantizar el derecho de visita del progenitor que no ejerza la custodia.

Un comentario en “Argentina: sobre la lectura periodística del fallo que ordena la restitución internacional de un menor

  1. si quierés saber de primera mano y con documentación como es realmente la cuestión te lo puedo contar y decirte que la jueza se equivoco y muy feo poniendo en riesgo a una menor y como terminaron las cosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *