Unión Europea: Propuestas de Reglamentos en materia de régimen económico-matrimonial y de efectos patrimoniales de las uniones registradas

Por Laura Carballo Piñeiro

Siguiendo la estela del Reglamento (CE) del Consejo núm. 2201/2003, de 27 de noviembre de 2003, relativo a la competencia judicial, reconocimiento y ejecución de resoluciones judiciales en materia matrimonial y de responsabilidad parental, por el que se deroga el Reglamento (CE) núm. 1347/2000 –del que no es parte Dinamarca–, y del Reglamento (UE) núm. 1259/2010 del Consejo de 20 de diciembre de 2010 por el que se establece una cooperación reforzada en el ámbito de la ley aplicable al divorcio y a la separación judicial –del que sólo son parte dieciséis Estados miembros–, la Comisión presentó en 2011 sendas propuesta de Reglamento del Consejo relativo a la competencia, la ley aplicable, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones, de una parte, en materia de regímenes económico matrimoniales, de otra parte, en materia de efectos patrimoniales de las uniones registradas.

A través del blog Aldricus he tenido acceso a la información sobre el estado de estas propuestas; información contenida en una nota de la Presidencia del Consejo de la UE.

Según indica la nota emitida por la Presidencia, el Grupo Derecho Civil lleva trabajando desde el 2011 en los documentos reseñados abordando distintos problemas jurídicos. Los trabajos se han plasmado en sendos textos transaccionales sobre las dos propuestas que no son de momento accesibles al público (documentos 15275/14 y 15276/14).

En particular, se destaca que estos instrumentos no afectan ni a las concepciones subyacentes de matrimonio y unión registrada que cada Derecho nacional pueda tener, ni a la reglamentación de la unión registrada –que puede no existir en los Estados miembros y a la que no puede obligar la aprobación del futuro Reglamento. Además, se ha prestado especial cuidado a que ambos instrumentos contengan disposiciones paralelas, en la medida de lo posible.

La Presidencia ya ha intentado recabar el consenso de los Estados miembros para la aprobación de estos instrumentos, que requiere de la unanimidad ya que siguen el procedimiento previsto en el artículo 81.3 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. La nota de la Presidencia menciona que algunos Estados han pedido expresamente un periodo de reflexión que, necesariamente, hay que respetar. Es, por ello, que la Presidencia sugiere que a finales de 2015 a más tardar se adopte ya una decisión al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *