Brasil: Juzgados especializados en mediación y arbitraje: novedad en el sistema de justicia

Por Renata Alvares Gaspar

El pasado 21 de noviembre la Ministra Nancy Andrighi, en calidad de Corregidora, ha dado a conocer a toda la comunidad jurídica la decisión adoptada por el Consejo Nacional de Justicia brasileña (CNJ), de instalar en todas las capitales de Brasil, dos juzgados especializados en solucionar disputas originadas en el ámbito de la mediación y del arbitraje.

Según se puede leer de la nota de prensa, la decisión en cuestión fue adoptada en el marco de los esfuerzos de este órgano de accountability horizontal del Estado, de desarrollar su menester en el sentido de contribuir para que el sistema nacional de justicia se perfeccione, con vistas a una administración de justicia pautada por la transparencia administrativa y procesal.

Es importante resaltar que tal medida contó con la aprobación unánime de los 27 Tribunales de Justicia provinciales de Brasil, que en unísono han dado la bienvenida a tal medida del CNJ.

Y sobre eso afirmó la Ministra Corregidora Nancy Andrighi que “La adopción de esta meta, aprobada por unanimidad de los 27 presidentes de los tribunales de justicia provinciales de Brasil, demuestra que es deber del Poder Judicial ser partícipe e incentivar esta forma adecuada de solución de conflicto, colocando Brasil en el camino del mundo globalizado” .

En este sentido, tal decisión parece poner en evidencia una de las tareas más importantes del CNJ que es democratizar el sistema de justicia, para que sea más eficiente para la ciudadanía y que albergue y respete los principios fundamentales, para que en definitiva sea un locus de administración de justicia y no apenas de resolución de conflictos por mera aplicación de la ley.

De tal suerte que la Ministra, en la misma nota de prensa, convoca a todos los brasileños para que participen de la ejecución de tal decisión, a fin de que esta nueva herramienta del sistema de justicia nacional sea efectiva y que atienda, principalmente, las justas expectativas de todos los brasileños que se dirigen a los tribunales estatales.

Advirtió de esta manera la Corregidora, en tono explicativo de una elocuencia brutal, que “Nadie tiene el derecho de jugar con las esperanzas del ciudadano que se dirige a los tribunales” .

Pues bien, analizando la decisión desde el Derecho arbitral, prima facie y sin que todavía la instalación de tales juzgados sea una realidad, se puede pensar que el CNJ ha sido asertivo.

Y así se piensa, pues imaginar que el Poder Judicial contará con magistrados especializados en el trato de la mediación y del arbitraje, en especial de estos institutos jurídicos tan tocados y entrelazados al poder del Estado de decir el Derecho –en definitiva y con decisiones coercitivas– conlleva al resultado positivo hacia la autonomía del Derecho arbitral de forma general.

Es decir, es legítimo suponer que tales juzgados, preparados para recibir demandas que involucren únicamente temas relacionados a la mediación y al arbitraje, estarán mucho más preparados a la luz del Derecho arbitral, para contribuir para la consolidación de esos institutos, en el sentido de respetar su autonomía sin que sus principios o reglas sean cooptadas por el Estado, hechos rehenes de los caprichos estatales o de interpretaciones jurídicas amadoras, realizadas por magistrados sin preparo para afrontar otras formas de administración de justicia, que no sean las judiciales.

Y eso es lo que se entiende del comunicado realizado por el CNJ ya referido. De ser así, bienvenidos sean esos juzgados!

Sin embargo, como sabemos que la dosis es la que hace el veneno, solamente se podrá afirmar las venturas de esos nuevos juzgados, después de efectivamente instalados y en pleno funcionamiento; momento en que se podrá comprobar si las promesas y deseos expresados por el CNJ se hicieron realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *