Argentina lo sigue intentando en instancias internacionales y los tribunales de Nueva York siguen adelante

Por Claudia Madrid Martínez

Según informaron los ministros argentinos de economía, Axel Kicillof, y de relaciones exteriores, Héctor Timerman, el próximo 9 de septiembre, el Grupo de los 77 más China, presentará ante la Organización de las Naciones Unidas, un proyecto propuesto por Argentina, para un tratado internacional que regule las reestructuraciones de deuda soberana. Esto luego de que, como comentáramos en días anteriores, el propio gobierno introdujese ante el Congreso, el Proyecto de Ley de Pago
Soberano
.

Se estima que el tratado, cuya redacción comenzaría una vez que el tema sea aprobado por la Asamblea General, esté aprobado en un año y con él pueda limitarse al máximo la actuación de los llamados fondos buitre. Sin embargo, debido al principio de irretroactividad, el mismo no sería desde luego aplicable a este caso.

El texto del tratado estará basado en los lineamientos elaborados por el Ministerio de Economía argentino e introduciría una nueva interpretación de la cláusula pari passu según la cual, de manera similar a lo que ocurre en la quiebra, si el 66% de los acreedores acepta una reestructuración, el resto estará obligado también a aceptarla.

Ya esta solución ha sido aceptada por la International Capital Market Association, institución que aprobó, a finales del mes de agosto las standard aggregated collective action clauses (“CACS”) for the terms and conditions of sovereign notes y una standard pari passu provision for the terms and conditions of sovereign notes. El objetivo fundamental de estos textos es, justamente, impedir que una minoría de acreedores bloquee la reestructuración de deuda soberana y hacer que, el acuerdo de reestructuración acordado por la mayoría sea vinculante para todos los acreedores.

Paralelamente a la actuación internacional de Argentina, la cual se inició con la demanda, aún pendiente, ante la Corte Internacional de Justicia, los procesos en Nueva York siguen su curso.

En efecto, el propio gobierno argentino anunció que apelará una decisión de un juez de Estados Unidos que declaró ilegal un depósito en el Bank of New York Mellon Corp para pagar a sus bonistas reestructurados y podría apelar otra decisión del juez Griesa sobre el pago a bonos en dólares regidos por el Derecho argentino.

Este último ha llamado a las partes a una nueva audiencia este próximo 10 de septiembre, a petición de NML Capital, fondo que, a raíz de la autorización que diera el propio tribunal al Citibank, para hacer un pago único a parte de los bonistas de deuda reestructurada, solicitó al juez Griesa la aclaratoria de tal situación.

Los fondos demandantes, por su parte, están intentando que la causa vuelva a manos de la Corte de Apelaciones y han presentado una réplica en la que acusan al gobierno argentino de hacer trampa. Ello debido a que Argentina y el Citibank han solicitado que los bonos de deuda en dólares pagados en Argentina queden fuera de las decisiones de Griesa, alegando que, de ser así, estos se confundirían con los bonos que se emitieron en abril pasado para pagarle a Repsol o con los emitidos a favor de la Anses. Para su decisión, la Corte ha fijado una audiencia de urgencia para el 18 de septiembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *