Brasil: A propósito de la noticia divulgada en el sitio oficial de Superior Tribunal de Justicia de Brasil, titulada: niño requerido por los abuelos franceses permanece en Brasil

Renata Alvares Gaspar*

Sin que los nombres u otros datos fuesen divulgados, el Superior Tribunal de Justicia brasileño ha noticiado en su página web el resultado de un recurso judicial contra la decisión adoptada por instancia provincial inferior, en proceso en que los interesados disputaban la guardia y protección de un menor francés, hijo de una brasileña y un francés. En este asunto el tribunal ha tenido que enfrentar cuestiones no solo complicadas, como inusitadas, fruto de las posibilidades que la vida real ofrece a los sujetos de derecho que deciden vivir su experiencia vital, no solo adentro de las fronteras nacionales.

Sin duda este supuesto de hecho quedará en la historia de este tribunal como un caso paradigmático, en especial respecto a la interpretación que ha sido conferida a las disposiciones de la convención de La Haya de 1980, sobre el sentido, alcance y significado jurídico del principio del interés superior del menor, a la luz de la convención internacional de protección de la niñez, que no solo es una regla jurídica aplicable, sino que además representa el norte y el sur de la interpretación a favor del interés superior de los menores.

Como no es posible el manejo integral del proceso en cuestión, ante el secreto de justicia que afecta el supuesto de hecho, aquí solamente se expondrá la noticia publicada por el Superior Tribunal de Justicia, que por sí sola es elocuente. Así que se hará una traducción libre de la referida información para conocimiento de toda la comunidad académica brasileña y extrajera y, además, a todos los interesados que ejercen su menester en esta área del Derecho, cuyo original puede ser consultado íntegramente en la dirección electrónica del Tribunal.

La 4ª Turma del STJ ha decidido que los abuelos maternos, brasileños, deben quedarse con la tutela –guardia y protección jurídica– de un menor, nacido en Francia, cuyos padres se han matado en un accidente. Los Ministros han entendido que debe prevalecer el mejor interés del menor, que ya mantiene vínculos socio-afectivos con la familia brasileña desde hace 3 años, donde además está recibiendo tratamiento exitoso.

En la decisión, no ha habido preferencia o juicio valorativo respecto a los abuelos del menor. “La decisión no ha sido adoptada en función de que los abuelos paternos no presentaren condiciones para tener su nieto bajo su protección”, ha afirmado el relator del proceso, Ministro Marco Buzzi, “…sino porque las graves circunstancias dictadas por los acontecimientos de la vida ya han sometido este menor a agruras bastantes para que ahora una nueva se le imponga”.

La disputa en los tribunales ha empezado luego del accidente ocurrido el 13 de marzo de 2011, en la carretera de Teresópolis-Nova Friburgo (Rio de Janeiro). Hubo una colisión en esta carretera entre un utilitario van y un ómnibus, que cobró la vida de siete personas. Entre las víctimas de la van estaban los padres del menor, un fotógrafo francés y una profesora brasileña. El chico ha padecido de un traumatismo craneoencefálico y pasó 3 meses en coma, además de haber sido sometido a seis cirugías. Todo eso le ha dejado secuelas cognitivas; él está intentando recuperarse del habla y de la capacidad motora, sometiéndose a tratamiento neurológico, fisioterápico y de fonoaudiología.

Desde entonces vive con sus abuelos maternos en Brasil. Los abuelos paternos, franceses, ingresaran en los tribunales para quedarse con la tutela del niño. El Ministro ha destacado en su decisión, alegando que no es el momento del niño irse a Francia. Advierte que en caso que el accidente hubiese ocurrido en aquél país y el tratamiento del menor se hubiese iniciado allá, seguramente la decisión de los tribunales franceses se inclinarían para el lado de la familia francesa. No obstante, igualmente advierte el STJ, que los derechos de visita y a compartir con su nieto deben ser asegurados de forma amplia.

La guarda compartida

La decisión adoptada por el magistrado de primer grado contemplaba la tutela compartida, con la custodia del menor por parte de los abuelos maternos. Los abuelos paternos han recurrido del fallo. A su turno, el tribunal de Justicia de Rio de Janeiro (TJRJ) ha otorgado la guardia exclusiva a los abuelos franceses. En enero, una medida cautelar ha garantizado la permanencia del menor en Brasil hasta la decisión final del STJ, que se ha dado el 19 de agosto pasado.

Los Ministros de la referida 4ª Turma del STJ han considerado que el niño está adaptado a los familiares de Brasil y que el tratamiento de salud está siendo realizado con éxito. “No se pueda ignorar el contenido del informe psico-social y de los informes médicos elaborados por diversos y renombrados profesionales que atienden al niño desde el accidente, los cuales recomiendan, sin excepción, su permanencia en Brasil”, ha dicho el relator. “Existen riesgos de ruptura no solamente física, sino además emocional, una vez que las relaciones ya están estructuradas”, ha dictaminado el Ministro relator del proceso.

La defensa de los abuelos paternos ha alegado que haber otorgado la guarda y custodia a los abuelos brasileños viola la Convención de La Haya, puesto que los padres tenían su domicilio en territorio francés. La 4ª Turma, no obstante, consideró que el supuesto no se confunde con la substracción ilícita de menores, reglamentada por la referida convención. “La hipótesis del proceso es distinta, puesto que el menor estaba en Brasil, bajo la guarda y custodia de los padres, hasta el día del accidente que le dejó huérfano, no habiendo sido removido de forma ilícita de su país de origen”, afirmó el relator. Se trata, según Buzzi, de una cuestión de tutela de intereses disputados entre particulares, sin demandar la intervención de la Federación (União) en el supuesto, conforme ya expresado por la Autoridad Central de Brasil, órgano del Ministerio de Justicia nacional.

Justicia francesa

Otro proceso está siendo tramitado ante la justicia francesa y estaría supuestamente siendo decidido en favor de los abuelos paternos. Mas como la supuesta decisión de aquél país no ha sido definitiva, todavía no puede ser ejecutada u homologada en Brasil. El relator del recurso expresó que, con la convención internacional sobre los derechos de los niños, se ha adoptado la doctrina de la protección integral de los mismos, lo que modificó profundamente la orientación acerca de los hechos que deben ser considerados en las decisiones referentes a la niñez y a la juventud, prevaleciendo, desde entonces, el principio del interés superior del niño.

El relator ha resaltado que el propio menor, en el futuro, podrá iniciar un debate respecto a su regreso a Francia, ya sea de forma definitiva o provisional, a favor de su mejor interés. El referido magistrado advirtió que según las disposiciones del artículo 28, caput, del Estatuto da Criança e do Adolescente brasileño, cuando el menor alcanza la edad de 12 años, su opinión será tomada en consideración; en caso de ser mayor de 12 años, su opinión será condicionante.

* Profesora doctora investigadora de la Facultad de Derecho de la PUCCampinas, en el área de Derecho Internacional Privado. renataalvaresgaspar@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *