Caso Helle vs Pérez. Una batalla judicial internacional genera doctrina judicial constitucional sobre la restitución internacional y nuevas normas sobre las visitas internacionales.

Por Javier Ochoa Muñoz

“Restitución Internacional” “Venezuela”

El 12 de junio de 2014 la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia venezolano decidió un recurso de revisión constitucional (equivalente al writ of certiorari del sistema de los EEUU) interpuesto por el ciudadano francés Oliver Helle, en contra de una sentencia que negó la restitución internacional a Francia de sus tres hijos.

Los hechos preliminares del caso son los siguientes: Los tres hijos de la pareja Helle-Pérez, vivían en París hasta el año 2009. En ese año, la madre, María Gabriela Pérez Romero, de nacionalidad venezolana, trasladó a sus hijos a Venezuela sin la autorización del padre. Poco después, Olivier Helle formalizó denuncia ante la Autoridad Central de Francia, por sustracción ilegal a Venezuela de sus hijos, al amparo del Convenio de La Haya sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores (1980).

Dicha autoridad remitió la denuncia y la solicitud de restitución a la Autoridad Central venezolana.

Esta última inició el procedimiento de restitución ante los Tribunales venezolanos. El 25 de marzo de 2011, el Tribunal Segundo de Primera Instancia de Juicio del Circuito Judicial del Área Metropolitana de Caracas y Nacional de Adopción internacional, declaró sin lugar la restitución de los niños, fundamentándose en la excepción que contempla el artículo 13 (b) del referido Convenio de La Haya, conforme al cual el Estado requerido puede negarse a la restitución si ello implicare un grave peligro para los niños.

Según informes profesionales elaborados durante el procedimiento, la separación de los niños de su madre, podría ocasionarles un daño emocional grave.

Es de hacer notar, que luego del traslado de los niños a Venezuela, los Tribunales franceses otorgaron al padre la patria potestad exclusiva sobre los niños.

El padre apeló la decisión de la primera instancia venezolana, pero la apelación fue declarada sin lugar, confirmándose la negativa de la restitución.

Contra esta última decisión se intentó el recurso de revisión constitucional.

La decisión de la Sala Constitucional expresó que las sentencias cuestionadas se habían producido de conformidad con el ordenamiento jurídico venezolano y no habían transgredido el referido Convenio de La Haya.

La Sala Constitucional venezolana recalcó que la negativa de restitución estaría justificada en virtud del artículo 20 del Convenio de La Haya sobre Sustracción Internacional de Menores que autoriza a negar la restitución cuando no lo permitan los principios fundamentales del Estado requerido en materia de protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales.

Al respecto, sostuvo que “una separación forzosa y repentina de la madre y de su entorno no resultaba conveniente” a los intereses superiores de los niños, y ello violentaría también la regla de orden público venezolano contenida en el artículo 360 de la Ley Orgánica de Protección del Niño y del Adolescente (LOPNA), conforme al cual  “los hijos e hijas de siete años o menos deben permanecer preferiblemente con la madre”.

Estas y otras consideraciones similares llevaron a la Sala Constitucional a declarar sin lugar el recurso de revisión, estableciendo sin embargo, una suerte de revalidación constitucional del criterio aplicado por los Tribunales que conocieron el asunto en primera instancia y en apelación. 

NUEVAS REGLAS APLICABLES AL RÉGIMEN DE VISITA DECRETADO EN FAVOR DE PROGENITORES RESIDENTES EN EL EXTRANJERO

Pero más allá de estas consideraciones, también sucedió que el padre logró sustraer a los niños de Venezuela, dado que la sentencia que había negado la restitución, también había otorgado un régimen de convivencia familiar, según el cual el padre podía compartir con pernocta un período vacacional con sus hijos dentro del mismo territorio venezolano. Haciendo uso de esa posibilidad, el padre Olivier Helle sustrajo a sus hijos sin autorización, trasladándolos presuntamente a Francia.

Ante esta situación, la Sala profirió una orden vinculante a los Tribunales venezolanos:

“…para que en casos como estos el sistema de justicia no sea sorprendido en su buena fe ni se corran riesgos de que queden ilusorias las ejecutorias de los fallos dictados por los órganos jurisdiccionales venezolanos, esta Sala Constitucional establece, con carácter vinculante, que en los juicios de restitución internacional de custodia cuando se fije un régimen de convivencia en beneficio del progenitor que resida en el extranjero se dictará también medida cautelar de prohibición de salida del país del niño, niña o adolescente, mientras dure el procedimiento. Así se decide.”

Independientemente de nuestro acuerdo o desacuerdo con la sentencia comentada, pensamos que la misma constituye una de las decisiones de mayor relevancia en la materia dentro del sistema jurídico venezolano, que debería generar importantes debates y cuestionamientos sobre la aplicación de la Convención de La Haya.

PROYECTO DE LEY SOBRE SUSTRACCIÓN INTERNACIONAL DE  NIÑOS

Más recientemente, quizás impulsado por esta sentencia, el propio Tribunal Supremo de Justicia presentó un proyecto de Ley para regular los procesos de restitución internacional de niños.

Según la correspondiente nota de prensa, el proyecto de Ley desarrolla “un procedimiento especial breve y expedito” para tramitar las solicitudes de restitución conforme al Convenio de La Haya de 1980 y a la Convención Interamericana sobre la  materia de 1989. En este sentido, también se informó que el instrumento garantiza “el derecho de todo niño y adolescente a no ser trasladado o retenido ilícitamente de un Estado a otro” y, en particular, regula “situaciones perjudiciales”, como lo son el rapto o la retención ilícita de un niño por uno de sus padres.

No tenemos aún el texto del referido proyecto. Cuando tengamos acceso al mismo lo comentaremos y publicaremos.

2 comentarios en “Caso Helle vs Pérez. Una batalla judicial internacional genera doctrina judicial constitucional sobre la restitución internacional y nuevas normas sobre las visitas internacionales.

  1. Otra vez estamos en presencia de un excesivo uso del Orden Público Internacional Venezolano, creo que es una exageración argumentar que, según la LOPNNA el niño preferiblemente debe estar con la madre… y ¿qué si la madre representa un peligro para el menor?… debió el Tribunal solicitar información al Tribunal extranjero acerca del otorgamiento de la Patria Potestad al padre, es decir, sus razones. Saliéndonos de lo jurídico, a) creo que a los niños les conviene más estar con su padre en Francia, y b)”ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón” dicen por ahí.

    1. Thelmo, gracias por tu comentario. Ese es el debate que queremos iniciar. Coincido en varias de tus apreciaciones. También creo que, en general, como sucedió en este caso, los tribunales de los Estados tienden a sancionar al progenitor que ha sustraído al menor hacia otro país, con lo cual generan un panorama más complicado para los tribunales del Estado requerido, ya que la restitución acarrearía la separación de los niños con el progenitor que ha incurrido en la sustracción. En algunos casos, cuando ese progenitor vuelve al país a donde se ordenó la restitución, se han aplicado penas de prisión por ese hecho. Estas situaciones también deben revisarse y discutirse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *